Juana Karen

 

 

 

 

Ña’tyi’bal

 

Jiñi ambä iña´tyi’bal wiñik añ ibäk’eñ,

mi sajtyel tyi tyambä iwäyel,

che’ bä jiñi xjemoñel mi chumtyäbeñ iyajñib

che’ bajche’ ñumeñix ik’äñibal mi’ mel.

Jiñi pañumil ts’äylaw mi päsbeñ

iña´tyi´bal jiñi yänälbä wiñik,

weñ bäbäk’eñ woli iña’tyañ

imälbeñ jiñi tsätsbä tyi’ tyojlel.

K’uñtye’ K’uñtye’ mi’ lok’el jiñi bäk’eñ,

mi lotyol kälel tyi yambä lum jiñi lotyiñtyel,

ya baki jiñi xjempñel tsa’ imäkbej iña’tyi’bal.

Jiñi wiñik mi xäñ, mi’ cha’leñ ty’añ, yik’oty mi tyilel

mi’ kolel majlel iña’tyi’bal

che’ bajche’ tsatsbä k’uxbilbä tye’.

 

Pensamiento

 

El hombre con sabiduría teme,

desaparece en su sueño profundo,

cuando el destructor gobierna el universo

haciéndose totalmente insolente.

El cosmos brillante le ofrece

pensamiento del hombre diferente,

cavila muy temerosamente

y trata de vencer lo indurable.

El temor va alejando lentamente,

y guarda en tierra distinta el engaño,

donde el destructor le tapó la mente.

El hombre camina, habla y viene,

su pensamiento cada vez engrandece


como árbol frutal y resistente.

 

 

 

 

 

Joñoñ xty’añonbä x-ixik

 

Joñoñ xty’añonbä x-ixik,

tsa’ kilaj pañumil tyi tsuwañbä matye’lum,

uts’atybä kolem lum,

mi sujtyel che’ bajche’ ñu’p’oñi’bäl tyi pejtyelel yäxty’ulanbä oño’ty’añ.

Tyilemoñ tyi’ tyamlel lum,

ya baki jiñi pa’, wuty ja,

ñäch’tyälel yik’oty ik’yoch’añbä

lichikñaj mi’ mel jiñi x-ixikob,

tsäts mi’ boñob majlel ibijlel bäk’eñ,

mukulbä icha’añ matye’el

yik’oty its’ojtyäklel tyejklum.

Ma’añik chuki mi’ cha’leñ:

tyi’ ñajtylel kmatye’lumlojoñ

woli kch’ämlojoñtyilel soñ

cha’añ mik tyijikñesañlojoñ pañumil.

 

Soy una mujer xty’añ

 

Soy una mujer xty’añ,

nacida en la zona fría de la selva,

territorio de tan hermoso y amplio

se convierte cárcel con todos los tonos verdes de la historia.

Vengo de aquella lejanía,

donde los ríos, manantiales,

silencios y oscuridades hacen que las mujeres sean tímidas,

firmes dibujando el camino del miedo,

los secretos de la montaña

y la encrucijada de la ciudad.

No pasa nada:

fuera de nuestras selvas

traemos música

Para convidarle a la humanidad.

 

 

 

 

 

Maxtyobä tyälbilik pusik’al

 

Ñajty, che’ bajche’ maxtyojbä tyälbilik ipusik’al ñäch’tyälel,

chämeñ che’ bajche’ ilok jochkälambä,

puts’em cha’añ ixojo’lel pa’,

wä’äch añoñi, che’ bajche’ jumpäjk’ ñajal,

mosbiloñ tyi chim tyokal yik’oty tsajbá ja’,

ochembä tyi tsuwañ ik’ajel

che’ tyi yernes lak ch’ujuña’ icha’añ chämelob.

Tyi yujts’il jiñi ik’

k’uñtye’ mi ñumel majlel,

ich’äk’tyälel

tyejklum xty’añob.

Joñoñ.

 

Corazón intacto

 

Lejos, como el corazón intacto del silencio,

marchita como la espuma de la ausencia,

esquivada por el tornasol del río,

aquí estoy, gota de sueño,

vestida en la red de nube y mar,

hundida en la fría tarde

del viernes en la luna de muertos.

Esencia del aire

trascurro paulatina,

átomo del pueblo xty’añ.

Soy.

 

 

 

 

 

Tyamlel

 

Tyamlel

¿Baki mi majlel laj kamtyälel?

¿Baki mik tyaj ityip’tyip’ñäyel laj k’elo’ pañumil?

tyi k’iñ tyi k’iñ mi’ muk ibä pa’, matye’el yik’oty ikäñlawlel witstyak.

¿Baki añ jiñi k’ok’ tyobä lum?

Ma’añik tsikilety, tyamlel,

¿Jalajtyo mi kajel isujtyel ik’ay aty’añ tsuk’ulbä?

ak’bix tsa’ kaji isäklañety kch’ujlel,

ak’bix, tyi yojlil che’ ma’añik tsikilety

tsa’ its’ijbaj tyi p’al tyi p’al

tsajbä ja’al soñ.

¿Majki, mi mach jatyety, tyamlel,

ma’ subeñob iyonlelob ityejklum mayajob, zokejob, yik’oty pejtyelel ibutsob cha’añ

ili pojochejelel k’iñil?

K’ele ya’ tyi alä lum icha’añ xty’añob,

jiñi ch’ujtyetyak, yik’oty yäxtye’ mi’ bäk’ñanob

che’ ajñel woli añumel,

mi cha’ sujtyelob tya’ tyojlel mi melob ity’añ

kolem wokol cha’añ tyojmulil woli tyi tyilel.

Ik’äk’äl k’iñil ma’añix ibijlel mi tyilel,

pujk’embä tyañ cha’añ sutysuty ik’ che’ tyi ik’ajel.

Ilayi, ixi, ya’ tyo ixi,

ixojo’lel soñ mi sujtyel tyi weñ bäbäk’eñ,

jiñi ñajtylel weñ tyam che’ bajche’ ñajtylel.

¿Chuki tsa’ ujtyi?

laj k’äb woli ijäx majlel ibijlel

che’ bajche’ kuchäl machbä añix iñopbal yi’k’oty ma’añix ich’ujlel,

ma’añix woli iyäk’ ixojo’ñäyel ip’ätyälel,

woli jak’ xik’ol che’ bajche’ xyaj e’tyel mi ñokchokoñ ibä tyi jujumuk’,

che’jax bajche’ k’iñil ochem tyi mich’ajel.

¿Chukoch?

jiñi bajñelil säkwosañ, yäxwosañ mi’ tyejchel,

mi ts’aj ijol tyi letyo machbä añix iyujtyi’bal,

mi yajlel che’ bajche’ iyaj-etyel lak yum chämeñixbä,

che’ bajche’ iyaj-etyel lak yum che’ ma’añik lak ch’ujuña’,

che’ tyi ak’lel machbä añix tyi ak’lel.

Bajñelil, ibajñel bañelil,

jiñi ñäch’tyälel yik’oty imäy wuty tyi tsikemljaxbä lak k’iñ,

ixotyxotyñäyel ak’lel jiñäch iwujtyayaj sokembä kolem ja’,

iyoñel ktyañ mi’ kujob ibä yik’oty kolem ja’al che’ tyi yoralel letyo.

¡Weñ al ili kuchäl!

wäle ili kolembä ja’al,

mi sujtyel che’ bajche’ ip’ätyälel xu’chajk,

jiñi ty’oxja’ mach che’ix bajche’

yombä uts’atybä k’iñ,

chejachix bajche’ yaläj bäk’ yujilbä tyojmel

muk’bä ipujkel tyi joytyäklel pañumil.

Jocholbä, isujm, jocholbä

loklokñaj mi’ mel ibä, ik’jolañ,

mi’ iñup’ ibäj tyi lak wuty ts’ujlawbä tyi bu’lich,

che’ bajche’ kañalbä iwuty xts’a’leyaj

icha’añ k’umbä iña’tyi’bal.

¡Tyamlel!

che’ix bajche’ otsä’bil,

ili letyoj tyi lak tyojlel,

mach iwenta ili lak k’uxel,

che’oñjachlaj bajche’ iyejtyal,

che’oñjachlaj bajche’ ik’bä cha’añ ñajal

mi’ ty’uchtyañ letsel iwejlib che’ ma’añix baki.

Lak wuty ñolol cha’añ k’amix,

asiyemix yik’oty ajñesäbil tyi ach’päk’añbä ch’ich’.

Mi lak xik’beñtyel machbä weñik.

¡Tyamlel!

ak’eñ jiñi xty’añbä x-ixik ats’ijbayaj, yik’oty ak’äñi’bal, jiñ mi kajel its’ijbañ

tyi’ tyojlel tsäñsäñtyel yombä imiloñlaj,

che’ ja’el mi kajel k’äybeñ pejtyelel tyejklum tyi pañumil.

 

Tiempo

 

Tiempo

¿A dónde va nuestra libertad?

¿Dónde encuentro el ritmo de nuestro nacimiento?

día tras día se sepultan ríos, montaña y el eco de los cerros.

¿Dónde está la tierra fértil?

te encuentro ausente, tiempo,

¿Cuándo ha de volver el cántico de tu voz enardecida?

desde ayer te busca mi alma,

desde ayer, en medio de tu ausencia

ha escrito palabra a palabra

una dulce lluvia de música.

¿Quién si no tú, tiempo,

has de decir a la multitud de los pueblos mayas, zoques

y a sus descendientes

del caos de la eternidad?

Mira desde aquel paraje ch’ol,

los cedros y las ceibas se consternan

por tu paso sigiloso,

retroceden a ti haciendo juramento.

un vasto dolor de pena se acerca.

la hoguera del día se despliega sin rumbo,

cenizas esparcidas por el torbellino de la tarde.

Aquí, allá, más allá,

la sombra de la danza se vuelve fúnebre,

la distancia se hace infinita como la misma distancia.

¿Qué ha pasado?

nuestras manos trazan el horizonte

como una carga sin fe y sin espíritu,

sin aportar el aroma de la fuerza,

obedecen como siervo haciendo reverencias segundo a segundo,

son como días filtrados en el odio.

¿Por qué?

la soledad se despierta pálida, gris,

sumerge su cabeza en una batalla sin fin,

se desploma como ángel muerto,

como ángel en la noche sin luna,

en la noche sin noche.

La soledad, solo la soledad,

el silencio y la indiferencia en nuestros días contados.

El giro de la noche es el soplo de una locura de tempestades,

el grito de mi pecho se tropieza con los huracanes en la víspera de la lucha.

¡Qué peso tan pesado!

las tormentas de hoy se vuelven como el poder del relámpago,

el ty’oxja’ no como la señal que sueña días perfecto,

sino como el átomo de la bomba que se esparce en el infinito.

Espacio, si, espacio, se hace espumoso, negruzco,

se cierra en nuestra frente sudorosa, como enemigo despierto de la débil

conciencia.

¡Ay tiempo!

pareciera que la batalla del sacrificio fuera inseminada en nosotros.

¡Qué importa el dolor!

si solo somos imágenes,

si solo somos viento de sueños que oprime su vuelo sin lugar.

Nuestros ojos yacen enfermos, destruidos y perseguidos en la sangre húmeda.

nos imponen la mediocridad.

¡Tiempo!

entrégale a la mujer ch’ol tus letras y símbolos, ella escribirá

contra la muerte que nos ahoga,

así le cantará a los pueblos del mundo.

 

 

 

 

 

Tsolts’ijbon

 

Mi’ yälob cha’añ xojokñäyeloñ matye’el lok’embä ilayi,

mi yälob cha’añ itsajakñäyeloñ kolem matye’ wits,

mi’ yälob cha’añ mik puk ñumel itsajakñäyel xotyñu’p’ulbä

mi yälob kpächälel tsajakñaj tyi pa’

mi yälob cha’añ ts’ijboñ yik’oty säkjamtyäleloñ ili lum.

mi yälob cha’añ joñoñäch, chä’äch mik mujlañ mel kbäj.

 

 

Soy alfabeto

 

Dicen que huelo a hierba nacida en esta selva,

que mi cuerpo tiene fragancias de montaña,

dicen que esparzo un ambiente de huerto,

que mi piel está impregnada de perfume de río,

dicen que soy alfabeto y luz de esta tierra.

dicen que soy, y que así me manifiesto.

 

 

 

 

 

Acha’añ bäk’tyal

 

Acha’añ bäk’tyal

kolem lum

acha’añ kbäk’tyal

yäx-elañ che’ bajche’ ayopol

xu’k’ul añ che’ bajche’ ityomel k’olok’

tsiltsilñaj kch’ujlel, ma’ ch’ämoñ.

 

 

Mi cuerpo tu primicia

 

Inmensa tierra,

mi cuerpo tu primicia

verde como tus hojas

firme como el tronco del roble

tiembla mi espíritu, me penetras.

 

 

 

 

 

Chajk

 

Mi k’ajtyiñ ap’ätyälel, chajk

joñoñ ik’äk’aloñ axuchajk,

lok’sabeñon jiñi machbä tyajbilik.

ña’tyañonku.

k’atyi’beñonku yik’oty iwujtyaj jiñi ik’,

mach joñoñik,

jiñi panchañ machbä añik ityamlel,

woli ksäklan tyi’ wäyel,

iyilo’ pañumil kty’añ.

 

Chajk

 

Invoco tu fuerza, chajk

soy el ímpetu de tu relámpago,

desgarra de mí lo imposible.

Descíframe.

Interrógame con el soplo del viento,

Yo no soy,

el cielo sin horas,

busco en mis sueños,

el nacimiento de mi palabra.

 

 

 

 

 

Xkäntyayaj

 

Jochkälañ ili kañi’bal,

ityip’tyip’ñäyel kch’ujul k’atyiyaj, ma’añix isujmlel,

kty’añ ma’añix isumuklel mi’ lok’el tyik tyi’,

xkäntyayaj cha’añ ñäch’tyälel yik’oty ik’yoch’ambä,

¿Baki añ jiñi ty’añ?

xkäntyayaj cha’ñ k’ay yik’oty ch’ujul k’ay

¿Baki añ iyejtyal jch’ujlel?

xkäntyayaj, ich’añ Xkäntyayajob

¿Baki tsa’ käle jiñi ñich ty’añ?

p’ujp’uñ itsajakñäyel jiñi pom

sujtyk’ibeñoñ iyejtyal ch’ujlel.

 

Guardián

 

En esta eternidad estoy vacía,

el ritmo de mi conjuro es monótono,

palabras sin metáforas

pronuncia mis labios.

guardián de silencios y oscuridades

¿Dónde está mi voz?

guardián de cantos y oraciones

¿Dónde está la esencia de mi alma?

guardián de los guardianes

¿Dónde quedó la palabra florida?

irradia el perfume del copal

devuelve la esencia de mi espíritu.

 

 

 

 

 

Bajlum

           

¿Komkatsa’ kchumtyan ich’eñ kñotye’elob 

cha’añ ma’añik mi tyajoñ jiñi melbilbä chämel?

jiñikax jiñi bajlum mi käñtyañ  ipasi’bal  isäk’ajel  kbäk’tyal

kome wäle mach kujilik ¿baki tsa’ käle iyojlil jiñi k’iñ?

che’ mi ju’sañob jiñi ch’ujleläl  che’ bajche’ najtybä  ñäch’bäj  kälel,

jump’ej ñäch’tyälel muk’bä tyi k’ux mi laj jisañ pejtyelel ibäkel kbäk’tyal.

jump’ej bajñel ajñel mek’elbä tyi bäk’eñ,

ma’añik isumlel, jiñjach jiñi p’älp’äl ty’añ  mach bä  añik iwuty,

puleñbä bäktyal  ya’ tyi mukulbä mukoñi’bäl, ma’añik irusil, ma’añik ak’ebil uts’atybä mukoñi’bäl,

chejachix mik kuch ajñel tyi joyol bä ty’añ

Chejach bajche’  xik’oñel ts’otyiktyikbä  mi’ chumty’añ  ty’añ,

jiñi ch’ijiyemlel woli k’ux majlel tyi jujuñtsijty ichijil kbäk’tyal

bajlum mach awäk’oñ cha’añ mi tyajoñ, jiñi chämel.

 

Jaguar

 

¿Quisiera habitar la cueva de mis ancestros

Para que no me alcance la muerte provocada?

Que el jaguar aguarde el horizonte de mis amaneceres,

¿Dónde habrá quedado el hemisferio del sol?

En cada descarga de muertes, una ausencia silenciosa,

Un silencio consumador agrieta los huesos de mi cuerpo.

Una soledad abrazada de miedo,

Una injusticia, solo letanía sin mirada,

Cuerpos calcinados en cementerios escondidos, sin cruces ni sepulcros.

Sobrevivir en esta esfera de dilemas,

Un impulso enmarañado y abatido se adueña de las palabras,

La desolación consume vena a vena mi cuerpo.

Jaguar no dejes que me alcance, la muerte.

 

 

 

 

 

Juana Karen

Juana Karen Peñate nace 1977 en Emiliano Zapata, en el municipio de Tumbalá, Chiapas. En 1999 es antologada en Palabra Conjurada: cinco voces, cinco cantos junto a Ruperta Bautista y poetas tzeltal, tzotsil y ch’ol. Fue traductora de leyes en lengua ch’ol en el Centro Estatal de Lenguas Arte y Literatura Indígenas (CELALI) en el 2000. Es educadora bilingüe, cordinadora de proyectos culturales y gestora cultural. En el año 2002 publica el poemario Mi nombre ya no es silencio. Fue docente en la Universidad Intercultural de Chiapas sede Yajalón . Obtuvo el premio de poesía Pat o’tan.

 

 

 

Ilustraciones

 

1.       Dualidad de Antún Kojtom





Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.

Revista Documentos Lingüísticos y Literarios UACh
Instituto de Lingüística y Literatura Facultad de Filosofía y Humanidades Universidad Austral de Chile
Campus Isla Teja, Valdivia
Fono: 56-63-222 1425 
Email: revistadll@uach.cl