Revista Electrónica: Documentos Lingüísticos y Literarios UACh

Damaris Calderón
Profesora de Literatura y poeta*

Blaise Cendrars

Blaise Cendrars (1887-1961), de nombre verdadero Frederic Sauser-Hall, nació en La Chaux-de-Fonds, pero sólo después de luchar en la I Guerra Mundial obtiene la nacionalidad francesa. Abandonó pronto sus estudios para viajar por Europa, Rusia y Asia, desempeñando diversos oficios. En 1909 había publicado La leyenda de Novgorod, más tarde lo hizo con Pascua en Nueva York (1912) y Prosa del transiberiano y de la pequeña Juana de Francia (1913). Fue un escritor prolífico en narrativa y poesía, llevando una vida abocada al mundo literario, la bohemia, el viaje y la colectividad vanguardista. Compañero de ruta de varios artistas de avanzada como Apollinaire, Max Jacob, Chagall, los Delaunay, Léger, Soutine, Modigliani, hoy en día se ha convertido en gran referente de la escritura excéntrica y la poesía situada y viajera. Aquí se presenta la traducción de sus poemas de viaje por diversos lugares de Europa y América, revelándose el carácter espontáneo de su poesía, asombrada e intimista.

 

HOJAS DE RUTA1

 

I. El corazón del mundo

 

Despertar


Yo duermo siempre con las ventanas abiertas
Yo dormí
como un hombre solo
Las sirenas a vapor y a aire comprimido
no consiguen despertarme del todo
Esta mañana yo me inclino por la ventana
veo
el cielo
el mar
la estación marítima por la cual
yo arribé de New-York en
1911
La barraca de pilotaje
Y tengo a la izquierda
unas humaredas unas chimeneas unas grúas
unas lámparas de un arco a contraluz
El primer tranvía
Se estremece en la madrugada glacial
Yo tengo demasiado calor
Adiós París
Buenos días sol.

 

La Coruña


Un faro enternece como una madonna gigantesca
Desde el exterior esta es una bonita pequeña ciudad española
En tierra esto es un montón de estiércol
Dos tres rascacielos allí se hacen lugar.

 

Villa Garcia


Tres cruceros rápidos un navío hospital
La bandera inglesa
Señales ópticas luminosas
dos carabineros duermen sobre los sillones del puente
Finalmente nosotros partimos
en los dulces vientos

 

Azules


El mar es como un cielo azul azul azul
Encima el cielo es como el Lago Léman
Azul-tierno

 

En ruta por Dakar


El aire es frío
El mar es de acero
El cielo es frío
Mi cuerpo es de acero
Adiós Europa que yo abandoné la primera vez
después de 1914
nada me interesa más a bordo
nada más como tampoco los emigrantes de la cubierta
judíos rusos vascos españoles portugueses y
saltimbanquis alemanes que añoran París
Yo quiero olvidar todo no hablar más el tono de las lenguas y acostarme
Con negros y negras con indios indias animales plantas
Y tomar un baño y vivir en el agua
Y tomar el sol y vivir en compañía de un enorme banano
Y amar el grueso brote de esta planta
Me segmento a mí mismo
Y volver duro como una piedra
Caer de bruces
Hundirme a fondo

 

A la vista del cabo blanco


La atmósfera es caliente sin exceso
La luz del sol filtra a través un aire húmedo y nublado
La temperatura uniforme es más bien elevada
Este es el período que atraviesa sin duda actualmente
el planeta Venus
Estas son las mejores condiciones para holgazanear

 

Dakar


Finalmente nosotros bordeamos y nos dirigimos alrededor de Dos
Tetas que emergen desde esta mañana y
sobresalen en el horizonte.
Nosotros las rodeamos y entramos en el puerto de Dakar.
Cuando uno se devuelve
se ve un dique rojo un cielo azul una playa blanca
deslumbrante

 

A la vista de la isla de Fuerteventura


Todo es aun más grande desde ayer
El agua el cielo la pureza de la atmósfera
Las islas Canarias tienen el aspecto de las orillas del Lago de Como
Un reguero de nubes como glaciares
Comienza a hacer calor

 

Los carroñeros


El pueblo negro es menos horrible menos sucio que la
zona de Saint-Ouen
Los carroñeros que lo sobrevuelan se lanzan a veces y lo
limpian.

 

Huevos


La costa de Brasil es semejante a islotes redondos desnudos en el medio de
los cuales navegamos desde hace dos días
Se diría unos huevos abigarrados que un gigantesco pájaro ha dejado caer
O excrementos volcánicos
O mierda de buitres

 

Paisaje


La tierra es roja
El cielo es azul
La vegetación es de un verde oscuro
Este paisaje es cruel duro triste a pesar de la variedad
de formas vegetales
A pesar de la gracia inclinada de palmeras y los ramos
brillantes de grandes árboles en flores flores de cuaresma

 

El Ecuador


El océano es de un azul oscuro el cielo azul es pálido en su aspecto
El mar se inflama por todas partes alrededor del horizonte
Se diría que el Atlántico va a desbordar el cielo
Alrededor del trasatlántico esto es un depósito de cielo de ultramar puro

 

Noches Estrelladas


Yo paso la mayor parte de la noche sobre el puente
Las estrellas cercanas de nuestras latitudes se inclinan inclinan
sobre el cielo
La Estrella Polar desciende cada vez más sobre el horizonte norte
Orión- mi constelación- está en el cenit
La Vía Láctea como una hendidura luminosa se ensancha
cada noche
La Osa es una pequeña bruma
El sur es cada vez más oscuro ante nosotros
Y yo aguardo con impaciencia la aparición de la Cruz del
Sur al este
Para hacerme paciente Venus se hace doble de grandiosa y
quíntuple de resplandor
como la luna ella deja una estela
sobre el mar
Esta noche yo he visto caer un meteorito

 

Puestas de Sol


Todo el mundo habla de las puestas de sol
Todos los viajeros están de acuerdo para hablar de las puestas de sol en estas aguas.
Está lleno de libros en que no se describe nada más pleno que las puestas de sol
Las puestas de sol de los trópicos
Sí esto es verdad esto es espléndido
pero yo prefiero con mucho los amaneceres del sol
El alba
Yo no me pierdo una
Yo sigo todos los días sobre el puente
desnudo
Y yo estoy siempre solo para admirarlas
Pero yo no voy a describir las madrugadas
Yo las voy a guardar para mí.

 

Islas


Islas
Islas
Islas donde no se alcanza jamás tierra
Islas donde no se desciende jamás
Islas cubiertas de vegetación
Islas agazapadas como jaguares
Islas mudas
Islas inmóviles
Islas inolvidables y sin nombre
Yo lanzo mis zapatos por la borda
Pues yo quiero caminar bien hacia ustedes

 

En el tren


El tren va bastante rápido
las señales de las manecillas y el paso a nivel funcionan como en Inglaterra
La naturaleza es de un verde mucho más oscuro que entre nosotros
Cobrizo
Impenetrable
El bosque tiene un rostro de indio
Mientras que el amarillo y el blanco dominan nuestros alrededores
Aquí este es el azul celeste que colorea los campos floridos

 

Playa


En una bahía
Detrás de un promontorio
Una playa de arena amarilla y de palmeras de nácar

 

II. Sao-Paulo

 

En pie


La noche avanza
El día comienza a despertar
Una ventana se abre
Un hombre se inclina hacia fuera tarareando
Él está en mangas de camisa y mira por sobre el mundo
El viento murmura suavemente como una cabeza zumbante

 

Travesía sin historia


Holanda Holanda Holanda
Humo lleno el fumadero
Gitanos llenan la orquesta
Sillones repletos el salón
Familias familias familias
Agujeros llenos los bajos
Y las mujeres que hacen punto que hacen punto

 

Bahía


Lagunas iglesias palmeras casas cúbicas
Grandes barcos con dos velas rectangulares invertidas
que semejan dos piernas
inmensas de un pantalón que el viento infla
Pequeños barquitos de aleta de tiburón que saltan
entre las olas del fondo
Grandes nubes perpendiculares abultadas coloreadas como
cerámicas
Amarillas y azules

 

Puestas de sol


Nosotros estamos a la vista de la costa
La puesta de sol fue extraordinaria
El flamear de la tarde
De enormes nubes perpendiculares y de una gran altura
Quimeras grifos y una gran victoria alada son restos
Toda la noche sobre del horizonte
Al alba todo el rebaño se encuentra reunido amarillo
Y rosa encima de Bahía ajedrezado

 

Río de Janeiro


Una luz resplandeciente inunda la atmósfera
Una luz coloreada y fluida como los objetos que ella toca
Las rocas rosas
El faro blanco que las supera
Las señales de semáforo que parecen licuarse
Y he aquí que ahora yo conozco los nombres
De estas montañas
Que rodean esta bahía maravillosa
El Gigante acostado
La Gaveá
El Bico de Papagayo
El Corcovado
El Pan de Azúcar que los compañeros de Jean de Léry
Llaman el Tarro de Mantequilla
Y las cumbres insólitas de la cadena de Organos
Buenos días a ustedes

 

El Camarote Nº 6


Yo lo ocupo
Yo debería vivir siempre aquí
Yo no tengo ningún mérito por permanecer acá encerrado y trabajar
por otra parte no trabajo
Escribo todo lo que me pasa por la cabeza
No todo del mismo modo todo no
Montones de cosas me pasan por la cabeza pero no entran en mi camarote
Yo vivo en una corriente de aire con el ojo de buey abierto de par en par
Y el ventilador zumbante
No leo nada

 

Río de Janeiro


Todo el mundo está sobre el puente
Estamos en medio de las montañas
Un faro se paga
Buscan el Pan de Azúcar por todas partes
Y diez personas lo descubren en cien direcciones distintas
Tanto se asemejan estas montañas en su periformidad
M. Lopar me muestra una montaña que se recorta contra el cielo
Como un cadáver extendido y cuya silueta
Se parece mucho a la de Napoleón Bonaparte en su lecho de muerte
Yo encuentro que se parece más a Wagner
Un Richard Wagner hinchado de orgullo o de grasa2
Río está ahora muy cerca
Y se distinguen las casas sobre la playa
Los oficiales comparan este panorama con el del Cuerno de Oro
Otros cuentan la rebelión de los fuertes
Otros deploran unánimemente la construcción de un hotel moderno alto y cuadrado
Que desfigura la bahía (es muy bello)
Otros más protestan vehementemente contra el deterioro de una montaña
Inclinado sobre la borda de estribor yo contemplo
La vegetación tropical de un islote abandonado
El intenso sol que cava la enorme vegetación
Una pequeña barca montada por tres pescadores
Esos hombres de movimientos lentos y metódicos
Que trabajan
Que pescan
Que atrapan un pez
Que ni siquiera nos miran
Todos en su oficio

 

Para citar este artículo

Damaris Calderón. 2006 . «Blaise Cendrars». Documentos Lingüísticos y Literarios

 





Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.

Revista Documentos Lingüísticos y Literarios UACh
Instituto de Lingüística y Literatura Facultad de Filosofía y Humanidades Universidad Austral de Chile
Campus Isla Teja, Valdivia
Fono: 56-63-222 1425 
Email: revistadll@uach.cl